Llegó el otoño y antes de darnos cuenta entraremos de lleno en el invierno. Con el cambio climático uno casi no se da ni cuenta: una semana vas en manga corta y a la siguiente tienes que sacar corriendo del armario las sudaderas, los jerséis y las mantas.

Y tu casa, cómo no, también debe prepararse para el frío. ¡Pero siempre con estilo!

Así que, aparte de los consabidos consejos de revisión de calderas y comprobación de filtraciones en puertas y ventanas, aquí te dejamos unos cuantos consejos pensados no sólo para protegerte del frío sino para conseguir una decoración invernal que te haga disfrutar de tu vivienda durante estos meses.

 

Súbete al carro del hygge

El invierno, además de una estación, es un estado de ánimo. De nosotros depende vivirlo con frío y tristeza o con calidez y alegría. Y en eso consiste el hygge, un concepto de vida de origen danés que propugna una idea maravillosa: que el invierno es para vivirlo en casa, con los tuyos, tan ricamente como sea posible.

¿Por qué no aprovechar las horas de oscuridad para arremolinarse todos juntos en el sofá, bajo una manta, viendo alguna película o serie picoteando dulces o palomitas? ¿Por qué no dejarse maravillar durante un buen rato ante la visión de una tormenta desde tu ventana, con un vino caliente o una buena taza de café o té? ¿Por qué no vestir y decorar la casa para que cada minuto en ella sea un minuto de relajación, calidez y bienestar?

 

El universo Hygge en decoración

Imagen vía: Gardenoholic - Moldura Ref. 001-911

 

Dale calidez a la iluminación

La luz natural no sólo mengua en otoño e invierno: también tiene una calidad diferente. Y esto puedes y debes reflejarlo en luz artificial de tu casa. Vas a utilizar mucho más las bombillas, así que, ¿por qué no reemplazarlas por unas que irradien una luz más suave y cálida? Porque las sensaciones que transmite la luz blanca no son las mismas que las de la luz más amarilla.

De hecho, ¿por qué no darle a esa luz la auténtica calidez del fuego? Si eres de los afortunados que disponen de chimenea ya estarás utilizándola, o al menos preparándola. Si no es el caso, puedes conseguir tu dosis de fuego decorando e iluminando la casa con velas.

 

La iluminación en decoración invernal

Imagen vía: Blog Loving - Moldura Ref. 275-163

 

Materiales naturales contra el frío

El fuego y el hygge debes acompañarlo con los materiales adecuados. En invierno, la madera natural es mejor que la fría piedra, el cemento o el plástico. Los metales envejecidos cantan otoño igual que las texturas terrosas. Y las lanas se convierten en el textil por excelencia.

Vas a estar más tiempo dentro de casa que fuera, en la naturaleza. Así que introduce la naturaleza otoñal en la casa y armoniza interior con exterior.

 

Plantas de otoño

Las plantas nunca pueden faltar, pero las plantas cambian con las estaciones, y también deben hacerlo tus plantas de interior. Noviembre no es un mes para palmeras ni flores coloridas. Es un mes para verdes más oscuros, como el de los sufridos potos. También para las flores secas o las ramas de algodón seco, para la exótica e intrigante belleza de la maranta o para disfrutar de los atractivos rosados de una hypoestes bajo la ventana.

 

Plantas para una decoración invernal

Imagen vía: Artilleriet - Moldura Ref. 047-120

 

¡Que vivan los textiles!

Tú tienes tu vestuario de invierno, y preparar la casa para el invierno exige proporcionarle el suyo. Es hora de sacar la artillería pesada textil con dos objetivos: conseguir la máxima calidez, y jugar un papel activo en la decoración invernal.

 

Decorar con textiles en invierno

Imagen vía: Elle - Moldura Ref. 218-167

 

Mantas de sofá:

¡Hygge es la palabra mágica este invierno! Y no hay hygge sin mantas. A los lados del sofá, en un gran cesto de mimbre, o sobre la escalera como si fuera una exposición. Dales todo el protagonismo que necesiten.

 

Chunky knit blanket:

Si estás a la última en tendencias seguro que las tienes fichadas porque están siendo un hit en Instagram. Si no, necesitas descubrir estas fascinantes mantas oversized, de punto grueso y súper decorativas.

 

Cojines:

Cojines = Confort. Para hacerlos perfectos en invierno, asegúrate de usar texturas cálidas, como lanas o terciopelos, que hagan de agarrarlos o hundirse en ellos una experiencia acogedora y placentera.

 

Cortinas:

Es hora de cambiar las cortinas livianas y traslúcidas del verano por otras más gruesas y densas, que arropen el interior y refuercen la barrera contra el frío en ventanas y correderas. ¡Siempre a tono con el resto de la decoración de invierno!

 

Alfombras:

El suelo es la mayor puerta de entrada del frío en casa, así que es prioritario vestirlo con alfombras. Incluso si disfrutas de un cálido suelo de madera.

 

Decorar con textiles en otoño

Imagen vía: Mi Casa Revista - Moldura Ref. 092-P35

 

Cambio de cuadros

Cambiando los cuadros de tu casa podrás crear auténticas ventanas al invierno, o entonar el interior con el resto de la decoración. Las imágenes de colores vivos y frescos se sustituyen por paisajes otoñales, ilustraciones botánicas, fotografías de invierno o en blanco y negro. También las molduras contribuyen al efecto, potenciándolo si las escogemos anchas y grabadas.

 

Decorar con cuadros en invierno

Imagen vía: Digs digs - Moldura Ref. 348-219

 

Earthed: un estilo de referencia para decoración de invierno

¿Necesitas una orientación estilística que te guíe al decorar la casa para el invierno? Puedes acudir a la propuesta de los interioristas para esta temporada de frío: Earthed. Una tendencia que bebe de la madre naturaleza introduciéndola en el hogar con texturas y tonos que nos recuerdan al bosque de noviembre y la calidez de la hora de oro de un atardecer otoñal. Perfecto para poner en práctica todos los anteriores consejos… ¡y disfrutar de un invierno hygge!