Poco a poco las lluvias van quedando atrás (en un muy mojado atrás, eso sí) y se empieza a palpar el verano aproximándose. Días mucho más largos, momentos mucho más calurosos… y ya sabes: cuando esto ocurre, la imaginación del decorador se dispara.

A nosotros, el verano siempre nos hace pensar en estilos rústicos. Se despierta algo en la memoria, veranos inolvidables en la montaña, o en el pueblo, recuerdos preciosos de infancia asociados a texturas ásperas, formas imperfectas, cuadros antiguos y olor de antaño.

 

El verano trae a la memoria recuerdos de antaño, de vacaciones inolvidables en el campo o en el pueblo

Imagen vía Lampiri - Moldura Ref. 823-Y33

 

El estilo rústico, sin embargo, puede convertirse fácilmente en un estilo muy recargado, como una decoración provenzal demasiado atiborrada.

Por eso hoy te proponemos desnudar ese estilo hasta dejarlo en sus básicos más esenciales. Cambiar los enormes pósters botánicos por un cuadro pequeño, un espejo antiguo o portafotos, vamos a acercar la decoración rústica al estilo mínimal. Llámalo Minimal Rustic, e intuirás por dónde van los tiros.

Sigue leyendo, que ahora te lo confirmamos.

 

Potencia la arquitectura

Lo primero: cualquier elemento excepcional en la arquitectura de la vivienda debe ser resaltado. ¿Suelos de madera? Que los pies puedan sentirlo. ¿Puertas dobles altísimas? Asegúrate de que resalten. ¿Ventanales con marco antiguo de madera? ¡Restauración a la vista!

Mira también hacia las paredes. Si alguna de ellas esconde piedra o ladrillo, ¿por qué esconderlo bajo un anodino estucado? Atrévete a desnudar una parte, por ejemplo, una pared del dormitorio, o una parte del recibidor. Puedes hacerlo tanto a pared entera como una parte irregular, como un desconchado artístico que aún hará resaltar más ese material original.

Lo mismo para el techo. Si tienes vigas a la vista, debes sacarles todo el partido posible. ¿Para qué rebajar la altura con un falso techo, perdiéndote unos elementos arquitectónicos tan fascinantes?

 

Utiliza elementos arquitectónicos como vigas, suelos de madera o paredes de piedra como base de tu estilo decorativo

Imagen vía Nomad Bubbles - Moldura Ref. 561-100

 

Y si no puedes, potencia los muebles y los cuadros

¿Y si tu vivienda no dispone de esos elementos arquitectónicos a los que sacar partido? No te preocupes. Puedes conseguir exactamente el mismo efecto con el mobiliario y con los cuadros. Recuerda, eso sí, que en un estilo minimal nunca podemos sobrecargar. Pero una gran cómoda de madera vírgen, un cabezal de cama de tablones desnudos o un cuadro con una moldura ancha de estilo rústico conseguirá el mismo efecto que unas vigas o unos altísimos techos abuhardillados.

 

Si tu casa no cuenta con estos elementos, puedes conseguir el mismo efecto con algún mueble rústico especial

Imagen vía The Estate of Things - Moldura Ref. 691-A69

 

La belleza raw es lo que se lleva

Si es Minimal y es Rústico, estaba claro que los materiales iban a ser raw. Materiales naturales en crudo, sin tratar, explotando al máximo su naturalidad. En madera estamos hablando de ver las vetas y disfrutar de las irregularidades. Pero no solo hablamos de madera: los textiles, como el lino o el algodón, deben tener su parte de protagonismo. Incluso los metales, bajo condición de atreverte a usarlos sin pulir, o directamente oxidados.

 

Los materiales naturales al natural, sin pinturas ni barnices se usan como base en el estilo Minimal Rustic

Imagen vía Hotel Makondo - Moldura Ref. 268-A58

 

Deja que entre el día

Para hacer de este estilo un estilo fresco y despejado necesitas dejar entrar tanto del exterior como sea posible. Aire y luz solar. Eso requiere, primero, los ventanales y salidas más grandes posibles. Y segundo, ningún obstáculo que se interponga entre la luz o la brisa. Que fluya la energía.

 

Este estilo necesita respirar por amplios ventanales y llenarse de luz natural, así que elimina cualquier obstáculo a la luz

Imagen vía Petite Lily Interiors - Moldura Ref. 327-A67

 

Alíate con el blanco

El color, esto también lo intuías, es el blanco. El blanco refleja la luz, amplia los espacios, y es "El Color" para cualquier minimalismo. Por tanto, debes aliarte con el blanco para equilibrar y al mismo tiempo dar entidad a todos los tonos marrones, beiges y grises cálidos del mobiliario o los elementos rústicos del entorno.

Los colores de los textiles y los cuadros que elijamos, en este caso, deben ir también en sintonía, elije por ejemplo unas láminas sencillas basadas en líneas o formas geométricas y enmárcalas con molduras de madera Raw.

 

Usa el blanco como color principal y contraste con los tonos madera y grises del mobiliario rústico

Imagen vía Inspira Hogar - Moldura Ref. 488-A43

 

Romper esta dinámica cromática es peligroso, en este estilo. El verde suele integrarse bien (algunas plantas naturales nunca le van a sentar mal), y un destello ocasional (un cuadro excepcionalmente colorido, una silla antigua con un tapizado rojo muy llamativo, un gran centro floral donde destaquen lilas o azules) también puede absorberlo el entorno en blancos-marrones-grises. Pero si empezamos a añadirle nuevas notas arruinaremos el efecto buscado, y debilitaremos las sensaciones de esta decoración.

 

Hay que ser precavido al utilizar otro tipo de colores, reduciendo su uso a objetos puntuales que no asuman el protagnismo

Imagen vía Decoratoo - Moldura Ref. 218-087

 

En lo rústico, menos también es más

La regla de oro del minimalismo es Menos = Más. En un minimalismo rústico exactamente igual.

Y esto tiene dos niveles. El primer nivel, más obvio, es referido a mobiliario y elementos decorativos. Utiliza sólo los imprescindibles. Asegúrate de que cada objeto tiene una utilidad, y si no, es que sobra. En un gran salón te basta con un sofá, una mesa, un revistero de mimbre, una cómoda puntual, una lámpara, uno o dos cuadros muy especiales. Y que la arquitectura diga el resto.

El segundo nivel desciende hasta el mismo objeto para despojarlo de sus artificios. No necesitas un mueble baño cerrado si puedes dejar la pica clásica exenta. No una voluminosa lamparilla de noche si puedes dejar la bombilla colgando del techo por su cable… y nada más.

En definitiva: despójate de todo lo que no sea imprescindible, conservando siempre el color, la textura y las sensaciones de los elementos rústicos, estén estos en la arquitectura del edificios, en el mobiliario del interior, en la paleta de colores, o en los detalles decorativos.

 

Pocos objetos, y sencillos. En esto se resume el estilo Minimal Rustic

Imagen vía El Mueble - Moldura Ref. 006-P52

 

Y entonces sí: abre las ventanas, siéntate con una bebida fresca, y descubre el placer oculto de rodearse de un minimalismo rústico.