La decoración en habitaciones infantiles suele desafiar los criterios establecidos para cualquier otra estancia. Sus ocupantes son pequeños e inexpertos y eso exige un entorno diferenciado del de los adultos en su concepción. Hablamos de ellos hace algunas semanas y os propusimos los marcos para cuadros más acordes para las habitaciones infantiles.

Entre otras sugerencias, allí ya dimos algunas pinceladas sobre la decoración de las habitaciones infantiles Montessori. Hoy vamos a profundizar en esta metodología, sus beneficios para los pequeños y sus necesidades en cuanto a la organización y decoración del espacio.

 

 

Qué es una habitación Montessori y cómo decorarla

 

El método Montessori es una corriente pedagógica inaugurada por la pedagoga italiana Maria Montessori a principios del siglo XX. Esta corriente postula que el aprendizaje de un niño en sus primeras etapas necesita libertad y autonomía, en vez de la rigidez prusiana que caracterizaba la pedagogía europea de aquel momento.

 

Los espacios concebidos con este método hacen de la estancia todo un campo de vivencia, descubrimiento y aprendizaje, de una forma ordenada, relajada y en la que el niño explota su autonomía. Las ocho claves que te damos a continuación trabajan todas en esta dirección, ¡toma buena nota!

 

Cuadros estilo Montessori

Moldura de madera Ref. 005-R02

 

 

1 – Crear y decorar espacios sin peligro

 

Esto es lo primero: esta habitación ha de ser el territorio natural del niño/a, el lugar en el que puedes dejarle a su aire para que juegue, descubra y aprenda. Por lo tanto no debería nunca ser un espacio del que a los cinco minutos lleguen lloros desconsolados porque se acaba de golpear en la cabeza con la afilada esquina de un mueble inoportuno.

 

No es que haya que forrarlo todo de espuma, pero hay unos básicos para crear un entorno seguro para el niño, como:

 

  • Enchufes cubiertos
  • Evitar muebles con esquinas afiladas, u obstáculos justo a la altura de su cabeza
  • Elementos de cristal o fácilmente rompibles/astillables.

 

 

Habitaciones seguras para niños Montessori
​Imagen vía Flugger - Cuadro enmarcado con moldura Ref. 519-258

 

 

2 – Los espacios luminosos y la lectura van de la mano

 

El organismo humano necesita luz solar para activar su metabolismo y generar determinadas hormonas y vitaminas indispensables. Un niño, todavía más. O sea que toda la luz natural que puedas conseguirle es poca.

 

Cuando la arquitectura no acompañe tendrás que tirar de luz artificial, claro está, pero en cualquier caso el niño demanda una habitación luminosa.

 

Y no sólo eso: también deberías escoger un rincón especialmente luminoso y convertirlo en rincón de lectura. Ni siquiera hace falta que el niño lea todavía, porque a los peques les encanta hojear una y mil veces libros infantiles ilustrados, mientras toquetean y observan y se preguntan qué serán todos esos palitos y rayitas que muy pronto conocerán en el cole. Diseña y decora un rincón especial para estimularle el hábito y despertar su interés por la lectura, puedes emplear una bonita librería, enmarcar cuadros con las portadas de sus libros favoritos, o crear una gallery wall con los cuadros de sus personajes favoritos.

 

 

Espacios de lectura según Montessori
​Imagen vía Elle Decor - Moldura Ref. 651-U44

 

 

3 – Usa colores neutros en las paredes y en los cuadros

 

Como los niños son alegres y festivos, a menudo caemos en el error de decorarles la habitación con colores igual de alegres y festivos, vivos y brillantes tutticolori, con el resultado de un exceso de alegría y festival. Es la mejor receta para sobreexcitar a los niños y tenerlos revolucionados.

 

El dormitorio infantil ha de utilizar colores neutros y relajantes que inviten a la tranquilidad, como en cualquier otro dormitorio. Utilizar blancos, grises o azules como base no hará la habitación ni más aburrida ni más adulta, pero sí mucho más relajante y preparada para el sueño y el aprendizaje tranquilo.

 

Es obvio que puedes usar pinceladas de colores vivos, claro. Pero eso: pinceladas.

 

Colores neutros en tus cuadros para niños

Imagen vía Homy Style - Moldura Ref. 022-U56

 

 

4 – Alfombras con motivos decorativos para jugar en el suelo

 

Las alfombras son fantásticas: aíslan del frio, protegen el pie, permiten estirarse a jugar encima, amortiguan golpes… Cualquier habitación infantil ha de tener una o más alfombras que ocupen buena parte del suelo, o como mínimo un espacio relevante junto a la cama.

Existe la posibilidad de utilizar alfombras decoradas o sistemas que inciten también al juego: desde la clásica alfombra con calles de ciudad para jugar con cochecitos a planchas de EVA con números, letras o formas que estimulen su curiosidad o sus sentidos.

 

 

 

Decorar con alfombras para jugar en el suelo
​Imagen vía Appartment Therapy - Moldura de madera Ref. 001-D16

 

 

5 – Una cama bajita

 

¿Qué mejor forma de fomentar la autonomía del niño que proporcionándole una cama de la que pueda subir y bajar cómodamente y sin ayuda? Una cama bajita, un simple colchón en el suelo o sobre tatami, sirve además como protección extra ante caídas de la cama, ya que no queda mucha altura de la que caer y como mucho se puede dar un coscorroncete.

 

Cama baja para habitaciones infantiles más seguras
​Imagen vía Étoffe - Cuadro enmarcado con moldura Ref. 240-216

 

 

6 – Juguetes a su alcance

 

El método Montessori hace hincapié en que un niño no necesita tener toneladas de juguetes, que le saturarán por exceso, y que se desordenarán de forma desesperantemente fácil.

Un dormitorio Montessori, pues, no tendrá demasiados juguetes. Y todos ellos deben estar al alcance directo del niño, y perfectamente ordenados, por ejemplo en cajones o estanterías bajas.

 

Esta disposición, en la que el niño identifica bien dónde está cada cosa, facilita tanto el juego como la posterior recogida, que forma parte indispensable de su aprendizaje.

 

 

Juguetes al alcance del niño estilo Montessori
​Imagen vía Kates Jordan - Moldura de madera Ref. 639-V10

 

7 – Decorar con cuadros que estén a su altura

 

Cuando hablamos de colgar cuadros la altura estándar en la que pensamos es 1,70. Pero obviamente, eso no es aplicable a una habitación infantil, al menos según Montessori… y el sentido común.

 

Los cuadros, pues, han de colgarse a alturas inferiores, de forma que el niño pueda verlos y disfrutarlos. Para eso también es indispensable que el contenido sea de interés del niño. Es decir, da igual si a ti te gustaba Mickey Mouse: si a tu hijo/a lo que le van son los coches o los dinosaurios, pues eso es lo que quiere ver.

De hecho, ¿por qué no enmarcarle sus propios cuadros en vez de buscar otras fuera? Los niños tienen un talento natural para el arte que merece un buen marco.

 

En lo estético, aprovecha las molduras (lisas y delgadas, monocolor son ideales) para darle al conjunto una estructura visual coherente con el resto de la decoración.

 

 

Estilo Montessori para habitaciones infantiles en molduras y cuadros
​Imagen vía Darling Clementine - Moldura de madera Ref. 218-770

 

 

8 – Espejos enmarcados con molduras de madera para descubrirse

 

Durante el crecimiento del niño, hay un momento en que empezará a reconocer su propio cuerpo en el espacio. Un espejo es un elemento que les ayuda mucho en esta etapa, les empuja hacia el autodescubrimiento. Y con los años no mengua el interés, porque los niños disfrutan mirándose en el espejo, bailando, moviéndose, haciendo muecas, o explorando su cuerpo cambiante.

 

Es importante, pues, proporcionarles un buen espejo a su altura. Por supuesto, en las mejores condiciones de seguridad, bien fijado a la pared y sin bordes cortantes “a mano”, utiliza molduras de madera redondeadas y en colores neutros, que no desvíen la atención que lo importante, el reflejo del espejo.

 

Espejos para descubrirse en una habitación decorada según Montessori
​Imagen vía Appartment Therapy - Espejo con moldura de madera Ref. 585-100

Con estas claves Montessori crearás un espacio único al combinar diferentes elementos que estimulen su aprendizaje y decorar con cuadros y molduras que lo estimulen visualmente para que tu hija/o crezca y aprenda de forma autónoma, relajada y feliz.

Conoce toda nuestra propuesta de molduras de madera para decorar habitaciones infantiles según Montessori aquí