Una habitación cualquiera tiene cuatro paredes (¡por lo general!), y aunque cuatro paredes den para mucho, son el punto flaco de la decoración para muchas personas: les parece que quedan pobres, demasiado básicas, y por más que se cambien los colores y cuadros siguen luciendo como un lienzo desproporcionado, carente de gracia y personalidad.

 

Pero existe una solución fantástica para este problema: concentrar los cambios sólo en una de esas paredes. Lo que llamamos un accent o feature wall.

 

 

Ilustración vectorial enmarcada con moldura dorada

Moldura de madera Ref. M-713-U19

 

 

¿Qué es un Accent Wall y cómo hacer que funcione?

 

El accent wall es una pared diferente a sus compañeras en su color o su diseño, y su fin puede ser puramente estético, o también funcional, por ejemplo para resaltar decoraciones (muebles o cuadros) o definir áreas dentro de un espacio más grande.

 

Pero ojo: no se puede escoger esa “pared acentuada” al buen tuntún. Elegir la incorrecta, en el mejor de los casos, no creará un gran efecto. En el peor, puede romper todo el equilibrio del interiorismo de la habitación.

 

 

No existe una norma porque depende de mil factores distintos, pero se trata de elegir aquella pared que ofrezca características más interesantes, en función de:

 

  • Características arquitectónicas especiales: que tenga una columna o una viga, que incorpore un hogar, o un ventanuco a la cocina, por ejemplo.
  • Que responda a un punto de vista: la pared final de una sala más estrecha como punto de fuga, la del cabecero de la cama, la del vestíbulo hacía la que te giras siempre al entrar porque es donde dejas las llaves…
  • El diálogo que establezca con los muebles y objetos decorativos: una pared que concentre todos los cuadros, una que abre el espacio entre la del sofá y mesita y la del mueble de la tele…

 

 

Fotografía enmarcada con moldura de acabado mate
Imagen vía Maharam – Moldura de madera Ref. M-466-D18

 

 

El uso del color

 

Aunque no todo depende del color, ese cambio de color por lo general debe existir, y su elección también es importante. No puede quedar desconectado del resto de la decoración por un tono o una temperatura inadecuada, y esto es un riesgo incluso con colores neutros.

 

La estridencia no es recomendable. No tienes por qué tenerle miedo a los colores intensos, pero manteniendo una paleta cromática desaturada te garantizas evitar excesos, y el acento en sí se percibe perfectamente.

 

Si apuestas por la intensidad, perfecto. Simplemente has de buscar el equilibrio en relación a las demás paredes y a los muebles, marcos, cuadros y objetos decorativos.

 

 

Dibujo enmarcado con moldura raw
Imagen vía Fritz Hansen – Cuadro enmarcado con moldura de madera Ref. M-268-U88

 

 

Piensa fuera de la caja

 

No limites tus posibilidades y piensa out-of-the-box: más allá de variar un bloque de color en una sola pared, tienes miles de formas de crear un acento:

 

  • Con el mismo tono que el resto de la decoración, o con un contrapeso impactante.
  • Sin variar el color, creando un accent wall con volúmenes y texturas en un entorno visual monocromático o utilizando diferentes materiales (madera, por ejemplo).
  • Con geometrías de líneas simples o patrones complejos, o con manchas, degradados naturales, marmolados…
  • Empapelada con patterns o gigantografías.
  • Hasta puedes acentuar sólo una parte de una gran pared, y no toda entera, si eso crea simetrías, puntos de fuga, destacados o cualquier otro efecto visual interesante.

 

 

Accent wall de colores brillantes

Imagen vía Scalamandre – Moldura de madera Ref. M-691-A70

 

 

En cualquier caso, y sea cual sea tu estilo, acentuar una pared funciona, y funciona muy bien. Genera ritmo, rompe con la monotonía, reinventa nuevos rincones personales y encantadores dentro de tu casa, y crea entornos muy especiales para lucir obras de arte, o los cuadros o fotografías que más te gustan y más quieres destacar.

 

 

Paredes destacadas en tonos neutros y claros
​​​​​​​Imagen vía My Domaine Home – Cuadro enmarcado con moldura Ref. M-620-217

 

 

Diferentes tipos de accent walls

 

¿Pensamos un poco fuera de la caja? Veamos algunas posibilidades:

 

Pared pintada

 

Es la idea básica, y es básica porque funciona. Pero podemos buscarle muchas variaciones a la celebérrima “one red wall”:

 

  • Variar y alterar las pinceladas para crear texturas y que no quede una pared completamente lisa.
  • Hacerte un Mick Jagger: Paint it black! El black colour block es una tendencia en alza, que crea ambientes muy sofisticados, y de la que os hablaremos en breve.
  • Hacerte un Lannister: apuéstalo todo al oro. O al menos a algunos efectos metalizados. No te pierdas en nuestro blog las claves para aplicar el dorado a tus espacios.
  • Prueba con ombrés y degradados para buscar efectos de serenidad y quietud. Ideal en dormitorios.
  • Divide el plano en dos mitades horizontales y pinta cada una de un color diferente: crearás dos espacios en uno, y con ello doblas tus posibilidades decorativas.

 

 

Pared metalizada con fotografía enmarcada con moldura de madera
​​​​​​​Fotografía enmarcada con moldura de madera Ref. M-478-V86

 

 

Texturas y volúmenes

 

Para acentuar tanto te sirve el color como el tacto. Y en decoraciones rústicas, hipster, glam, industriales, raw, vintage, y muchas otras, estas variaciones las puedes hacer sin tocar un solo bote de pintura:

 

  • Todo en madera.
  • Mosaico o baldosa cerámica con relieves.
  • Revestimientos o paneles.
  • Paredes crudas o de obra vista: hormigón, piedra, ladrillos.

 

 

Pared con wainscotting y moldura rústica
​​​​​​​Moldura de madera Ref. M-217-P91

 

 

Muralismo y wallpapers

 

Tanto si apuestas por un empapelado como por un mural, la densidad visual es otra de las variables con las que puedes jugar. Puedes utilizar diseños complejos y muy dramáticos, saturados de color y de formas, atrevidos incluso.

 

Pero no es imprescindible. También puedes probar con tramas mucho más sencillas y minimalistas, con colores neutros o contrastes muy bajos. Esto es ideal para acentuar paredes en las que el protagonismo se lo han de llevar los cuadros.

 

 

 

Cuadro de gran tamaño enmarcado con moldura de madera sobre wallpaper de tonos claros
Cuadro enmarcado con moldura de madera Ref. M-373-223

 

 

Cuadros, espejos y otros objetos

 

Los objetos ayudan a equilibrar cualquier decoración.

 

Si ésta es demasiado básica y la estancia queda como desnuda, emplearse a fondo en los cuadros le proporciona una personalidad propia. Algo debe ser especialmente llamativo y protagonista: o el cuadro (lo que exige una moldura discreta que acompañe de forma sutil) o el marco (lo que exige una moldura voluminosa y protagonista).

 

En el otro plato de la balanza, si la decoración es excesiva y se hace agobiante en espacios pequeños, los espejos serán tus mejores amigos: embellecen, proporcionan luminosidad, y te dan sensación de amplitud.

 

 

Espejo enmarcado sobre pared con mosaicos y panelling
​Espejo enmarcado con moldura de madera Ref. M-323-R70

 

Como ves, las posibilidades no se agotan fácilmente. ¿A que ya estás pensando en la pared que podrías acentuar para lucir los marcos de tus cuadros?

 

No te pierdas en nuestra web toda la oferta de molduras de madera para decorar tu accent o feature wall.