Decorar con cuadros es mucho más que colgar algunos de ellos por aquí y por allá. Hay que pensar qué van a transmitir, qué espacio ocuparán, cómo se relacionan con los colores del entorno, y en qué estancia están. Vamos a empezar una serie entrando al detalle en diferentes localizaciones, comenzando hoy por un lugar tan atípico como interesante: hoy hablamos de cuadros para cocina, y descubriremos cómo crear con ellos un espacio realmente único.

Vamos a ver 8 posibles aproximaciones para decorar tu cocina con cuadros dependiendo de cuál es su estilo y de cuánto espacio dispones.

 

Molduras Ref. 006-D15 y Ref. 366-B54

 

1. Cuadros negros en cocinas blancas

Usar cuadros para decorar cocinas blancas implica empujarlas en una u otra dirección según el color elegido. Nosotros te proponemos buscar el contraste con cuadros negros.

Las cocinas blancas son las más habituales y preferidas por una mayoría, por lo que transmiten en cuanto a limpieza y orden. Con cuadros de intensos tonos negros lograrás añadirle diseño y convertir un espacio rutinario en otro muy llamativo.

 

Imagen vía decoración y tendencias - Moldura de madera negra Ref. 063-B37

 

2. Cuadros para cocinas a todo color

Si los combos de blanco y negro no son lo tuyo, pero tu base es blanca igual, los cuadros decorativos para cocina que necesitas son de gran formato, incluso póster, y a todo color. Cargar las paredes de rojos, amarillos, verdes, azules y naranjas hará tu estallar de vida tu cocina con una estética muy pop, realmente original.

 

Moldura Ref. 001-D02

 

3. Cuadros para una cocina natural

Las cocinas que tienen un aire natural, con dominio de maderas claras, siempre resultan cálidas, y hacen pensar en reposadas sesiones de cocina, y en cálidos desayunos para empezar el día felizmente.

 

En estos entornos, no buscamos tanto cuadros de cocina modernos como ilustraciones cálidas que refuercen la sensación de naturalidad y naturalismo. Una solución ideal son las ilustraciones botánicas, que casi parecen pensadas para estos espacios. Los cuadros con frases también encajan de maravilla de forma puntual, para enviarnos cada día el mensaje que queramos durante el desayuno.

 

Imagen vía Pizca de hogar - Moldura Ref. 012-D97

 

4. Cuadros para una cocina muy original

Hay quien redobla su apuesta de interiorismo y lo da todo en la cocina. Cocinas originales y caras de ver, con colores muy fuertes, con mármoles y granitos imponentes y casi ajenos, o maderas salvajes en grandes bloques como encimeras.

 

Si éste es tu caso, necesitas unos cuadros de cocina que refuercen el efecto y lo eleven un peldaño. ¿Por qué no apostar por un retrato al óleo? Esto disparará el estilo que ya tiene tu cocina, y se trata de una tendencia que viene pisando con mucha fuerza en interiorismo. La combinación clásico-moderno en los cuadros para cocina añadirá un gran valor a este espacio.

 

Imagen vía Pinterest - Moldura Ref. 534-W36

 

5. Cuadros para cocinas Minimal Rustic

 

El estilo Minimal Rustic se basa en la absoluta sencillez de los espacios, en los que predominan los materiales crudos y los colores neutros. Su objetivo es transmitir belleza a partir del equilibrio proporcionado por un mínimo de objetos.

 

Ésta es la tónica que debes seguir para enriquecer la decoración de la cocina con cuadros. Marcos finos para obras puntuales, con formas sólidas y orgánicas, y colores negros o gris oscuro serán ideales.

 

Moldura Ref. 631-798

 

6. Cuadros con formas orgánicas, la última tendencia en cuadros para cocina

Acabamos de hablar de cuadros de formas orgánicas, y lo cierto es que son tan tendencia este 2019 que le vamos a dedicar un espacio aparte.

 

Podríamos añadirlos a los tips que ya dimos para diseñar una cocina a la última, porque estos cuadros para cocina moderna van a quedarse con nosotros mucho tiempo. La clave de lo orgánico está en su sencillez: se trata de líneas, curvas y figuras geométricas o abstractas, de gran simplicidad, trazadas incluso con los dedos en colores muy neutros.

 

Con unos marcos finos de madera el resultado es óptimo.

 

Cuadros enmarcados con moldura Ref. 006-D13

 

7. Colocar cuadros originales en la cocina, mejor con portarretratos

Las cocinas han dejado de ser espacios neutros o exclusivamente utilitarios, para convertirse en otra estancia central en nuestras rutinas familiares. Es un lugar donde se vive. Así que buscamos darles ese toque de calidez y originalidad que le damos al resto de la casa.

 

Pero tampoco hace falta volverse loco colgando cuadros para cocina originales: podemos conseguir el mismo efecto sorprendente y de novedad olvidándonos de colgarlos y poniendo en su lugar portarretratos o cuadros apoyados en la pared y descansando sobre una repisa (alejada de los fuegos, claro).

 

Portarretratos con moldura Ref. 585-100

 

8. Gallery Wall en la zona donde coméis

En muchas cocinas hay espacio y mesa para comer, y muchas familias es allí donde lo hacen normalmente. Son esas casas, tan habituales, en las que el comedor sólo se usa en ocasiones especiales o cuando hay invitados, mientras que las comidas y cenas en familia se hacen en la cocina.

 

En estos casos, lo normal es tener una pared despejada en la zona del “comedor”, y ese es el lugar óptimo para un gallery wall en vuestra temática preferida… o con fotos familiares, para hacerlo aún más personal e íntimo.

 

Cuadros enmarcados con moldura Ref. 685-A09

 

Seguro que ya estás pensando qué cuadros para cocina podrías colgar en la tuya, o cómo rediseñarla entera. ¡Comparte en nuestras redes toda tu creatividad!