Con el cambio de estación siempre vemos rebrotar los estilos decorativos más sofisticados que se esconden en la primavera.

El buen tiempo, el verano, son épocas para los estilos más salvajes e informales, buscamos interiores que nos transmitan la alegría y la libertad veraniegas.

En cambio, cuando arrecia el frío, lo que buscamos son estilos más estudiados y medidos, una base más firme sobre la que pasar el invierno.

Por eso el estilo clásico nunca pasa de moda. Pero no hay por qué conformarse con lo de siempre. ¡Veamos cómo renovar decoraciones clásicas para esta temporada!

 

Cuadro enmarcado con moldura de madera Ref.: M-726-D18

 

El contraste es la clave

La clave, la base, el eje, los cimientos. El contraste lo es todo a la hora de renovar un estilo clásico. Veremos ejemplos en los puntos siguientes, pero la idea central es que un elemento extraño bien escogido crea contrastes deliciosos a la vista, que elevan un escalón el concepto de decoración clásica.

En primer lugar, despeja la escena. No es que tengas que ir a lo minimal, pero no necesitas tenerlo todo atiborrado.

A partir de ahí, imagina combinaciones de contraste: molduras de escayola y tapicería de terciopelo junto a una lámpara de líneas rectas y futuristas, y las paredes con cuadros enmarcados en moldura fina y sencilla. Se trata de aligerar y matizar, para que lo clásico no agobie, sino que transmita elegancia contemporánea.

 

Cuadro enmarcado con moldura de madera Ref.: M-726-D18

 

Las molduras de escayola

Esto es un must. Tanto en techos como en paredes, las molduras en escayola son “la firma” de un estilo clásico.

No necesitas recargar el techo con un artesonado exagerado, ni fingir que vivimos en el siglo XIX. Te basta con una cenefa de escayola en el techo, un paso reconvertido con arco de medio punto y columnas lisas, una moldura entorno a la chimenea…

Si te tienta la idea, pero te preocupa que quede demasiado recargado, y buscas una aproximación más gradual, prueba a enmarcar cuadros con nuestras molduras 070-55B o 146-55P, tienen un resultado similar a las molduras de escayola y cumplirán el papel a la perfección.

 

Imagen vía: Helmie Halim - Moldura de madera Ref.: M-372-B86

 

La gama de color más clásica

Los colores que dominan en este estilo son los neutros: blancos, matizando a beiges o a grises.

Quedan estupendos puntuales estallidos de colores que acentúen la paleta sin desequilibrarla: negro, dorado, marrón chocolate… y los más osados pueden atreverse a incorporar verdes o incluso borgoñas.

 


Imagen vía: Floor Nature - Moldura Ref.: M-146-55P

 

Ideas para cuadros en este estilo

Marcos y molduras son, probablemente, las más potentes herramientas de reconversión en interiorismo. Su elección puede empujar cualquier decoración en un sentido u otro combinándose con la obra del interior, y el estilo del resto del espacio.

Para acentuar un estilo Clásico Renovado, contamos con varias opciones interesantes.

 

1 - Molduras para cuadros voluminosas

En un estilo de decoración clásico las molduras siempre son protagonistas, gruesas, voluminosas.

Pero, como quieres hacerlo algo más sencillo y menos pretencioso… ¿qué tal si aparcamos los modelos más elaborados y ornamentales, y nos quedamos con una moldura ancha y gruesa, pero lisa o de acabado muy sencillo?

 

Cuadro enmarcado con moldura Ref.: M-312-R77

 

2 - Molduras gruesas y elaboradas para imágenes sencillas

Clásico Renovado se basa en opuestos, como dijimos. Contrastes. Aquí tienes otro: si le quieres echar todo el “clásico” a la moldura, con una bien ancha, gravada y detalladísima… entonces lo que pide a gritos es una obra radicalmente simple, de líneas sencillas. Incluso un boceto.

 

Cuadro con moldura Ref.: M-267-51P
 

3 - Espejos

Un espejo le queda bien a todo. No hay estilo donde no aporten algo. Pero es que además son parte integral de cualquier estilo clásico. Rodéalos con una moldura con volumen y presencia, y déjala contrastar con el brillo desnudo y simple del espejo.

 

Imagen vía: Thous Well - Cuadro enmarcado con moldura de madera Ref.: M-644-U58

 

4 - Molduras gruesas y labradas de madera oscura

Más simple o más detallada, prueba esto: elígela en color marrón chocolate. Es uno de los mejores acentos para este estilo, porque las maderas oscuras aportan muchísima clase y sobriedad, sin necesidad de caer en el tan socorrido como extendido negro.

 

Con el toque marrón chocolate nos acercamos un poco más a un estilo mid-century modern, es una apuesta fina y detallista para los que cuidan hasta el último milímetro de cada estancia.

 

Marco con moldura Ref.: M-493-110

 

5 - Molduras labradas doradas

El dorado siempre aporta elegancia, eleva el nivel, le de ese toque único de lujo que es el color oro.

El único problema del oro es que en exceso cansa y se vulgariza.

La solución para introducirlo en su justa medida es, una vez más, utilizarlo en las molduras. Un marco ancho de estilo y acabados clásicos, labrados y ornamentales, en color dorado, potenciara la decoración del espacio hasta niveles inimaginables.

Y por ponerlo en un contexto de contrastes… ¿por qué no colgarlo en las paredes de tu despacho presidido por una mesa de diseño con todo tu equipo informático de última generación?

 

Imagen vía: Planete Deco - Moldura de madera Ref.: M-724-090

 

Clásico Renovado es un estilo especial porque consigue algo muy difícil: conectar la solidez que nos proporciona la elegancia “de toda la vida” con las necesidades de los nuevos tiempo.

La forma en que combines y contrastes, ¡es cosa tuya!