El blanco, regularmente, arrasa con todo. Es un color magnético, inefable, que lo magnifica todo y multiplica la luz. Y, aunque forme parte (en mayor o menor medida) de la mayoría de estilos, también puede conformar un estilo en sí mismo.

 

Bienvenidos a la decoración Total White: el gemelo opuesto del Total Black, una apuesta en la que el blanco lo domina todo, y las texturas se combinan con ligerísimos acentos para crear espacios amplios y con una personalidad extraordinaria.

 

Aquí tienes las claves para implantarlo y vivir una vida en blanco:

 

Look total white

Cuadro enmarcados con molduras de madera Ref.: M-414-235

 

Clave 1: Crea conceptos

No se trata de pintarlo todo de blanco, sino de servirse del blanco para crear ambientes y sensaciones. Y, créenos, puedes matizarlo en una u otra dirección tanto como desees. Dos ejemplos:

 

Blanco étnico

Puedes llevar el blanco por derroteros bohemios y exóticos, explotando a fondo toda la gama de matices y combinándola con los materiales, muebles y objetos que te transporten a los lugares más recónditos de Asia, África o América.

 

Disposiciones irregulares, y materiales bastos, raw, marcan lo bohemio. Los elementos étnicos son los que te llevan a un lugar u otro. Calaveras de bovinos te llevan al oeste americano. Máscaras y plumas te llevan a la África árida. Iconografía o tipografía china o japonesa. Mueble colonial, o mueble asiático. El objeto deja de ser sólo un objeto y se convierte también en un mensaje.

 

Decoración blanco étnico

Imagen vía: KK - Moldura Ref.: M-581-230

 

Blanco nórdico

Si quieres tirar de blanco elegante y con vertiente de diseño, lo tuyo es el estilo nórdico, que ya de por sí es blanco. O sea que blanquéalo más.

 

El minimalismo es la base: la línea recta, el factor diseño, y la confortabilidad son sus claves para definir un Total White nórdico. Una exquisita simetría en el mobiliario y disposición de la cocina o comedor blancos es compatible con una mullida alfombra de pelo en la que los críos puedan revolcarse.

 

Blanco nórdico

Imagen vía: Erica Shaw and Company - Moldura de madera Ref.: M-358-W76

 

Clave 2: Crea contrastes

No hace falta ponerse excesivamente puristas con el Total White. No es necesario que TODO sea 100% blanco. De hecho, unos acentos de contraste también ayudarán a reafirmar la hegemonía del blanco.

 

Contraste blanco-marrón

Estos colores contrastan maravillosamente. El marrón aporta terrenalidad de una forma cálida y confortable, hasta el punto que puedes hacerlo algo más extensivo.

 

Es decir, puedes crear el contraste con elementos puntuales (una alfombra, un sillón, una mesa) o puedes crearlo con elementos espaciales. Por ejemplo, el suelo de madera aportará mucho marrón, mucha calidez, pero al permanecer en el plano horizontal, el blanco vertical sigue siendo el color dominante.

 

Decoración en Blanco

Imagen vía: Archzine - Moldura de madera Ref.: M-620-D32

 

Contraste blanco-negro

Con los contrastes de negro debemos ser más cuidadosos y escuetos si queremos permanecer en el ámbito del Total White. Su contraste es naturalmente opuesto, así que un exceso de negro “equilibrará” demasiado hacia un estilo clásico, alejado del blanco total.

 

Un cuadro, un pequeño elemento, son suficientes para destacar y sorprender sin robarle el protagonismo al blanco.

 

Decoración en blanco y negro

Imagen vía:  Cut y Paste - Moldura Ref.: M-659-U43

 

Clave 3: Cuadros y molduras

Como siempre, marcos y molduras serán nuestros inestimables aliados a la hora de reforzar, equilibrar o contrastar el estilo decorativo.

 

Para un Total White, tiene varias posibilidades al alcance:

 

  • Gallery Wall de molduras en blanco: sin cuadros, a lo loco. Combina grandes y pequeñas, elige grosores anchos y acabados texturizados, grabados, ornamentados. En puro blanco, creará un efecto táctil y visual extraordinario, ideal para estilos que caigan hacia el Shabby Chic.

 

Decoración con cuadros en blanco

Marcos con molduras de madera Ref.:M-344-235, M-534-235, M-328-235 y M-547-235

 

  • Molduras blancas con fotos blancas: si quieres añadir ligerísimos toques de color, el marco blanco con fotografía en clave alta es ideal. Se integra en el blanco, y los colores de la imagen destacan sin excesos.

 

Decoración con cuadros y molduras blancas

Cuadro enmarcado con moldura de madera Ref.: M-063-B39

 

  • Molduras finas negras con fotos en clave baja de gran tamaño: en un Total White radical, puedes romper de forma excepcional con una gran imagen en clave baja, para crear un punto focal de referencia en esos espacios tan amplios.

 

Decoración con cuadros en Blanco y Negro

Cuadro con moldura Ref.: M-356-51P

 

  • Gallery Wall negra sobre paredes blancas: ve a por el contraste al máximo. En paredes impolutamente blancas, y sobre un suelo blanco, crea una gallery wall con fotografías y molduras negras.

 

Moldura de madera Ref.: M-638-U44

 

Las posibilidades, los matices, los grados… todo ello es ajustable e infinito cuando te sumerges en el universo blanco del Total White.

¿Hacia dónde vas a dirigir tu blanco?