La Navidad es otro de esos momentos perfectos para una renovación de la decoración de la casa. Pero, claro, exige equilibrio: deben aparecer los inconfundibles elementos tradicionales, pero no de una forma estandarizada, y la base decorativa ha de poder servirte también una vez terminen las fiestas, pero perdure el invierno.

 

En el artículo de hoy, vamos a explorar algunas tendencias decorativas con las que dar el campanazo estas Navidades.

 

Moldura Ref. 631-798

 

Decoración navideña Bosque Encantado

Hace poco os hablamos de una tendencia genial para otoño-invierno llamada Bosque Encantado… y si ya leíste sobre ella ya sabrás que es una opción fantástica para introducir en Navidad. Porque:

 

  • Es coqueta, monísima, transmite dulzura hogareña con la calidez ideal.
  • La paleta cromática juega con colores “navideños” (rojos, verdes abeto) pero oscurecidos, matizados o empolvados, así que es ideal para las fiestas y para después.
  • El dorado envejecido es otro elemento importante en Bosque Encantado, que encaja de lujo con la decoración navideña.

 

Es, además, la mejor tendencia para decorar con un árbol tradicional, profusamente decorado con luces, bolas y cintas, emplazado quizá junto a un cómodo sofá con una calentísima manta escocesa.

 

Moldura 607-U10

Decoración navideña de estilo nórdico

El frío se afronta diferente en el norte que en el sur. Si lo tuyo son los estilos nórdicos, adaptarlos al invierno y a las fiestas navideñas no te supondrá un problema.

La base ya la conoces:

 

  • Paleta cromática basada en neutros, blancos, negros y grises.
  • Líneas rectas dominando la sensación visual.
  • El diseño como elemento central.

 

A toda la luz natural que entrará, únele una buena selección de textiles (cortinas, alfombras, mantas) para proporcionarle calidez de cara al invierno.

¿Y la decoración navideña? En la línea: utiliza estrellas y bolas en la gama de color del estilo y con un alto grado de diseño, velas estilizadas y candelabros contemporáneos, y árboles decorados de forma elegantemente neutra (¿blanco total?).

 

Moldura 729-D74

 

Decoración navideña excéntrica

Los más osados en términos de interiorismo, pueden aprovechar la re-decoración navideña para apostar por los bloques de color y los entornos más excéntricos posibles.

Combina los colores más sólidos y compactos (la gama que baila entre el morado y el granate es ideal) con dorados envejecidos u oscurecidos. Y proporciona volúmenes, con repisas, con molduras, con marcos usados como elemento por sí mismos, sin cuadro dentro.

En Navidad, esto viene unido a una selección de bolas y decoraciones con el mismo componente de diseño del que hablamos antes, pero en la gama de color excéntrica con la que hayas jugado en el resto de la decoración.

 

Moldura Ref. 644-U49

 

Decoración navideña Playful Christmas

Si vas a decorar un espacio en el que hay niños, puedes ir a por todas y jugar al Playful Christmas. ¡Seamos niños! Se trata de revivir la emoción y la alegría sin matices de la infancia en Navidad.

 

Las claves:

 

  • Decoración muy colorida. Tonos vivos, alegres, incluso deslumbrantes, perfectos sobre bases neutras (blancas) y pasteles muy suaves.
  • Adornos infantiles. Guirnaldas de papel, peluches, calcetines, y otros elementos igual de naif funcionan de maravilla.
  • El fieltro es un elemento a utilizar con profusión.

 

Moldura Ref. 534-258

 

Decoración navideña Soft Minimal

El Soft Minical se inspira en el mundo orgánico, lo que nos da directrices muy claras en cuanto a colores y materiales:

 

  • La paleta la dominan los colores beige, arena y piedra en sus diferentes matices.
  • La madera es un material imprescindible, acompañada de textiles lo más rústicos posible, y toques de metal oxidado.
  • La sensación general es de ligereza y espacio. No atiborramos, damos sutiles toques.

 

En términos navideños, buscaremos adornos sencillos de madera tallada: juguetes y decoraciones tradicionales encontrarán su sitio, y pueden contrastar por ejemplo con un árbol seco, de ramas retorcidas y fractales, en su saco de arpillera. Una decoración elegante lo convertirá en una deco navideña sorprendente, inconfundible pero totalmente diferente.

 

Moldura Ref. 534-258

 

Decoración navideña plantófila

Si te va más lo vegetal que lo navideño, usa lo primero para disfrutar de lo segundo. La Navidad puede ser el momento ideal para teñirlo todo de verde. Una casa llena de pino, piñas, eucalipto, sobre bases de color neutras (blancos, maderas) crea una sensación invernal fantástica.

 

La época de fiestas la puedes complementar con toques de color con:

 

  • Campanillas de invierno.
  • Lirios de Argel, intenso color violeta y perfume persuasivo).
  • Nandina, perfecta para centros de mesa, con sus vivos racimos de rojo intenso).
  • Muérdago, un clásico que nunca pasa de moda y que puede vestir dinteles y marcos.
  • Acebo, otro clásico que en grandes cantidades apabulla demasiado, pero que es magnífico para toques o rincones puntuales.
  • Flor de Pascua, la que no falta nunca, puedes trabajarla en clave masiva con un gran macetero y combinando diferentes tonos entre verdes, rojos y oscuros.

 

Moldura para cuadros Ref. 533-217

 

Dark Christmas Décor

Abordar la Navidad con sus colores pero desde una base oscura es otro clásico. ¡Pero qué clásico!

Partiendo de bases oscuras o directamente negras, aplíca buenas dosis de verde y dorado, y potencia el metalizado de los adornos para conseguir brillos y reflejos mágicos.

Un toque de blanco (la mantelería, una moldura) también le sienta bien siempre que no sea excesivo.

Los espejos juegan aquí un papel central en la ampliación del espacio y el reflejo, y la aligeración sutil de la oscuridad.

 

Moldura para cuadros en oro rojizo y vetas de madera Ref. 579-X61

¿Cuál de estas tendencias encaja más con tu estilo navideño?