Hay quien asocia lo industrial a lo feo, pero eso es porque no han visto una buena decoración de interiores de estilo industrial. Es sobrio, es elegante, es impactante, tiene un estilazo tremendo, y puede hacer de tu vivienda algo con un encanto único.

 

¿Quieres saber cómo conseguir ese gran look industrial que transforme tu interiorismo? ¡Aquí tienes 5 claves que te llevarán en la dirección correcta!

 

El color

 

Gris. Gris, gris y gris. Ése es el color base para cualquier ambiente industrial, el color que evoca al cemento, a la construcción, a los metales de las grúas y las vigas. Y, ¿quién dijo que era triste o aburrido? El gris es sereno, es sutil, es ambiguo, relaja como el blanco sin deslumbrar, y puedes darle infinidad de matices.

 

Pero no queremos un espacio monocromo. Asegúrate de contrastarlo con blancos y negros que le dé una sacudida visual a todo el espacio.

 

¿Cómo introducirlo de forma sencilla? La respuesta está en molduras como la M-527-B28, en un acabado gris-plateado que cumplirá con creces su función.

 

Cuadro enmarcado con moldura M-576-B28

 

Las texturas

 

Habrá más colores en tu decoración industrial, además del blanco, el negro y el gris. Pero les vamos a dar volumen y textura para enriquecer la experiencia.

 

La madera virgen y el cuero podrán aportar tonos tierra, muy necesarios para ganar en calidez, y que podrán tocarse y sentirse. Los textiles con imitación de pelo animal también son un buen contraste.

 

Todos estos elementos los podemos introducir a través de muebles, telas, y clásicos iconos industriales, como un buen sofá Chester. Y, como siempre, las molduras. Prueba con la irregularidad de la madera de la moldura M-688-A58, y dinos si no es perfecto el contraste.

 

Cuadro enmarcado con moldura M-688-A58

 

Los metales

 

Un look industrial sin metal es como uno sin gris: le falta algo. O sea que libera tu generosidad con los metales: negros, oxidados, plateados, dorados… sea cual sea el acabado y tono final, aportarán matices de color y de textura imprescindibles.

 

Para introducir el metal lo ideal es aprovechar algún elemento estructural, como una tubería (adecuadamente pintada en el acabado metálico adecuado) o una viga. Los muebles son otra gran forma de introducir el metal, así como las molduras, como por ejemplo la M-366-B50 envejecida con acabado en óxido.

 

Cuadro enmarcado con moldura M-366-B47

 

Los cuadros

 

Una sabia elección de cuadros hará mucho por tu look industrial. ¿Qué te parecen estas dos propuestas?

 

Imágenes de arquitectura

 

Cuadro enmarcado con moldura M-573-B28

 

La arquitectura es el motivo perfecto para los cuadros de una decoración industrial: contiene todos los elementos clave (metal, vigas, grúas, etc.), pero con un componente de diseño y majestuosidad que eleva la experiencia.

 

Este tipo de imágenes quedan de miedo con una moldura como la M-573-B28, de acabado plateado metalizado con salpicado en negro.

 

Fotografía vintage

 

Cuadro enmarcado con moldura M-683-A24

 

Aquí ya no buscamos el motivo sino los colores. La fotografía antigua, en blanco y negro, o en sepia, aporta justo la gama de colores que utilizas en el resto del espacio y te permite crear tus propios relatos visuales sin salirte del look industrial.

 

Refuerza el efecto con una moldura con acabado en plata patinada, como la M-683-A24.

 

Las molduras

 

¿Qué molduras son las más adecuadas para este estilo? Te hemos hecho algunas propuestas ya en los puntos anteriores, pero si vamos a una generalidad, estos son los dos tipos de moldura que mejor te funcionarán.

 

Molduras metálicas o con efecto metálico

 

De todos los colores y elementos a introducir en tu look industrial, el metal puede ser lo más complicado si careces de una base estructural.

 

Por eso las molduras metálicas, o con efecto metalizado, pueden alzarse como tus mejores y más eficaces aliadas. En Molduras Hergon disponemos de una gran variedad de acabados metálicos que encajarán con este estilo: bronce, cobre, negro, plata, dorado… ¿qué te parece probar con la serie 685?

 

 

Molduras de estilo industrial

 

El industrial es un estilo muy particular, y por eso en nuestro catálogo puedes encontrar dos series específicamente creadas en un estilo industrial: la 681 y la 682. Ambas series se basan en un patrón taqueado que encaja en ese look urbano, y los acabados oscuros y metalizados, o de vivo colorido, te permitirán jugar con los acentos para llevar tu espacio industrial en una u otra dirección.

 

 

Si tienes ya una base estructural sobre la que crear el entorno industrial, las molduras te ayudarán a perfeccionar el espacio y convertirlo justo en lo que querías. Si partes de una estancia “estándar”, las molduras serán las que podrán llevar el peso de lo industrial.

 

En uno u otro caso, ¡elige bien el acabado y disfruta de la ruda elegancia de lo industrial!