En Molduras Hergon continuamos con nuestra lucha particular a favor del medio ambiente a través de una actividad respetuosa tanto con la naturaleza como con los recursos que ésta nos ofrece. Aun así, hoy más que nunca es responsabilidad de todos hacer uso tan sólo de aquellos productos obtenidos de forma sostenible; una consideración que debería partir, como es lógico en toda compañía, de la obtención de la materia prima y durante los procesos de producción. Es por ello que en Molduras Hergon sólo utilizamos maderas certificadas y de origen legal para la elaboración de nuestros productos. Pero, ¿por qué es este un aspecto que deberíamos tener presente todos?

 

La certificación de la madera garantiza el origen legal y sostenible de la misma, contribuye a la protección del medio ambiente y reporta interesantes beneficios sociales y económicos; además, es una materia prima que puede reciclarse y emplearse para elaborar otros elementos domésticos y decorativos.

 

Todos conocemos las graves consecuencias que acarrea la deforestación en nuestro planeta. Los incendios, la ganadería extensiva, la agricultura y, por supuesto, la industria maderera son algunas de las causas de este notorio problema que afronta la humanidad. Las empresas que, directa o indirectamente, trabajan con esta última materia prima, deberían concienciarse en torno a la importancia de utilizar maderas de origen legal, certificadas o recicladas en sus procesos de elaboración y transformación. Nosotros ya lo hacemos.

 

que es la Madera certificada

 

¿Qué es la madera certificada?

Los bosques se encargan de absorber el CO2 que el hombre emite a la atmósfera. Además, contribuyen a perpetuar el ciclo del agua y ayudan a evitar las sequías, el aumento del calentamiento global y la deforestación; de ahí la importancia que tiene la comercialización y el uso de maderas certificadas.

 

En 1992, durante la Conferencia Ministerial de Naciones Unidas celebrada en Río de Janeiro, se habló por primera vez de “gestión forestal sostenible”. Sin embargo, la preocupación por el control de la extracción y manipulación maderera es mucho más antigua.

 

Las maderas certificadas implican una gestión medioambiental apropiada, económicamente viable y beneficiosa desde el punto de vista social. De esta forma, se garantiza el origen legal de la materia prima y el respeto por el medio ambiente.

 

Para proceder al certificado, se evalúan los bosques y a las compañías explotadoras. Éstas se someten voluntariamente al control. La certificación se otorga tras las oportunas auditorías y cuando se cumplen los requisitos establecidos.


El control de la cadena de custodia implica el examen de las empresas transformadoras de productos como el papel, los muebles, los tapones de corcho etc.

 

En la actualidad, existen dos tipos de certificaciones a nivel internacional: FSC y PEFC.

 

certificaciones madera

 

Certificaciones

A comienzo de los años 90 del siglo pasado, algunas empresas explotadoras y consumidoras de madera decidieron reunirse en Estados Unidos, para buscar soluciones al problema de la deforestación. Fue entonces cuando se creó una organización internacional, Forest Stewardship Council (FSC). Esta institución promueve una gestión de la madera y de sus derivados sostenible y responsable en los cinco continentes.

 

Por su parte, Program for Endorsement of Forest Certification (PEFC) surgió en 1998 por iniciativa del sector forestal y está conformado por unas cuarenta organizaciones nacionales de todo el mundo. Su objetivo pasa por asegurar una gestión responsable de los bosques del planeta y así lograr un equilibrio económico, social y medioambiental. Este programa es una entidad no gubernamental, independiente y sin ánimo de lucro.

 

Estas dos certificaciones son análogas y ambas son reconocidas por muchos estados del planeta.

  Madera de origen legal
 

¿Por qué emplear madera certificada o de origen legal?

Consumir o trabajar con maderas certificadas, además de asegurarnos el origen legal y responsable de la misma, reporta una serie de beneficios medioambientales, económicos y sociales de primer orden:

 

●     Contribuye a proteger la biodiversidad y a atenuar el cambio climático.
●     Racionaliza las explotaciones; circunstancia que ayuda a aumentar el beneficio económico.
●     Impulsa el empleo; pues los bosques también producen leña, resina, corcho, pastos etc.
●     Ayuda al desarrollo rural y a la potenciación de iniciativas de ocio en contacto con la naturaleza.

 

La madera es un producto natural y versátil, que puede reciclarse fácilmente y reutilizarse para construir un sinfín de productos. Con el reciclaje, nos aseguramos la continuación de su vida útil, con los consecuentes beneficios para el medio ambiente.

 

Utilizar madera certificada o de origen legal en nuestros marcos o en cualquier otro elemento del hogar no es, por consiguiente, una vanal cuestión de moda. Si todos entendiéramos la importancia real de su uso, quizás la deforestación dejaría de ser una grave amenaza que nos acecha a todos; no sólo a los actuales habitantes del planeta, sino también a las generaciones futuras. Por ello, en el momento de obtener un producto de madera en el mercado, recordemos la responsabilidad que tenemos todos en salvaguardar los recursos que de forma limitada nos ofrece el planeta, promoviendo así una conciencia sólida y global a la que, desde Molduras Hergon, queremos sumarnos en defensa de nuestros bosques.