Más allá de la funcionalidad y de los valores económicos otorgados a la madera como la materia principal obtenida de los árboles, los bosques son ecosistemas que desempeñan un papel de vital importancia en la biosfera, afectando directamente en nuestras vidas y en nuestro planeta tal y como lo conocemos hoy en día. Si bien es cierto que a lo largo de las últimas décadas el ser humano ha tomado cierta conciencia de los innumerables beneficios directos de las superficies forestales, todavía nos queda una extensa labor a fin de proteger los bosques y selvas como recursos naturales del que nos beneficiamos absolutamente todos. Una campaña a la que deseamos sumarnos desde Molduras Hergon con nuestro particular granito de arena.

 

En ampliación de nuestro artículo “La importancia de emplear maderas certificadas o de origen legal”, en esta ocasión seguiremos hablando de los numerosos beneficios que se asocian directamente a los bosques, así como el elevado grado de dependencia que mantenemos con nuestro entorno natural. Tales beneficios pueden apreciarse al estudiar las funciones que desempeñan las superficies forestales de nuestro planeta y como afectan éstas a la biosfera. En comparación con las regiones pobladas de árboles y una espesa vegetación, puede apreciarse la relación establecida entre la deforestación y los desastres naturales que se registran como condiciones decadentes que contribuyen a la desertización y la destrucción de ecosistemas.     

 

Las Funciones Protectoras y Medioambientales del Bosque

 

El arbol fuente de recursos natural

 

Las funciones protectoras y medioambientales de los bosques y las selvas del planeta, son aquellas que contribuyen o hacen posible preservar la vida y el equilibrio natural de los ecosistemas que componen. Como bien es sabido por la gran mayoría, la superficie forestal del planeta está considerada como uno de los pulmones de la tierra, reduciendo los niveles de CO2 y estableciéndose como una de las principales fuentes de oxígeno en el planeta junto a los océanos. Por otra parte, huelga decir que la superficie boscosa sirve como refugio y fuente de alimento para una gran variedad de especies animales, cuya existencia depende por completo de los bosques y selvas que habitan.

 

Si estos ya deberían ser considerados como aspectos fundamentales para mantener el cuidado y mantenimiento de las regiones boscosas, el conjunto forestal del planeta cumple con otras muchas funciones que resultan imprescindibles para el desarrollo de la vida. Sorprende que todavía hoy se mantenga un elevado grado de escepticismo sobre el cambio climático y su relación directa con la deforestación, un problema que sigue destruyendo a diario miles de hectáreas de bosques y selvas. Pero la realidad es obvia, ya que en lugares con una densidad forestal notable, se aprecia un mayor control de la humedad, de las aguas pluviales, del viento y de la temperatura local, mientras que lugares afectados por la deforestación se registra un aumento notable de la temperatura, inundaciones, desplazamientos de tierra, erosión del suelo y fuertes sequías. 

Se extrae por tanto que entre otras muchas, los árboles y selvas del planeta cumplen con las siguientes funciones;

 

  • Regulación del clima local
  • Reducción del impacto del viento y la erosión eólica
  • Conservación de las zonas costeras y humedales
  • Protección del suelo evitando avalanchas
  • Protección de los recursos acuíferos
  • Hábitat natural de especies animales
  • Fuente de especies vegetales empleadas para la creación de medicamentos
  • Filtro natural de aire y aportación de oxígeno al planeta
  • Fuente de ingresos en regiones rurales (tan solo en el caso de turismo respetable y la explotación de bosques sostenibles)

 

Estas son tan solo algunas de las principales funciones con las que cumplen las regiones forestales de nuestro planeta, aunque existen muchos otros beneficios más no mencionados aquí y otros de los que todavía ni siquiera somos conscientes. La conservación y cuidado de los bosques de nuestro planeta es a día de hoy responsabilidad de todos, una labor que debemos considerar seriamente si no queremos llegar a un punto de no retorno en la destrucción de los ecosistemas de los cuales dependemos todos. Una de las soluciones inmediatas para reducir la excesiva demanda de madera que se le exigen a nuestros bosques, radica en la obtención de productos elaborados mediante maderas certificadas o de origen legal, un simple gesto para el consumidor por el que compañías como Molduras Hergon seguimos luchando a diario.